Y me aleje del mar por un instante
deje mi vigilia a la bajamar
y con la resaca adormecida en la arena
enrumbo al este en busca del sol

y me aleje del mar por un instante
el asfalto le va ganado espacio a la memoria
por un instante no reconozco el camino
sin embargo el alivio llega con los primeros arboles

Y me alejo del mar por un instante
y por un instante me olvido de la brisa
pues me envuelto en el aroma de los eucaliptos
el calor de la arcilla abriga mis pasos

Y me alejo del mar por un instante
sin embargo la tengo presente
y una vez mas me doy cuenta que si tendria que elegir
entre un naufragio y la soledad de la montaña

te elegiria a ti.

Bueno aqui me tienen volviendo, no he abandonado el blog aunque eso parezca, perdonen siempre fui un descuidado abandonador compulsivo.

Solo me he tomado un tiempo innecesariamente prolongado pero ya estoy volviendo de a pocos. ¿Razones?, pues nunca tengo una razon aparente para desaparecer de pronto, supongo que es parte de mi personalidad, una de esas partes que me niego a cambiar rotundamente porque simplemente no sabria por donde empezar.

Gracias a mis hipoteticos lectores por pasar por aca, esta es una estacion escondida en medio de la nada virtual, sin embargo siempre encontraran la calidez necesaria para no sentirse solos leyendo mis tontos poemas.

Gracias a quienes tuvieron la enorme amabilidad de comprar mi pequeño libro, gracias tambien a mis amigos a quienes obligue a comprarlo, les prometo que si vuelvo a publicar algo en algun momento, volvere a obligarles a comprarlo nuevamente porque para que mas estan los amigos sino es para apoyarnos cada vez que queremos embarcarnos en aventuras tan inocuas como necesarias.

Edwalf


Finalmente esta listo, todo (o casi todo) cuanto se ha escrito en este blog tiene forma fisica, ahora plasmado en papel y tinta con el nombre de “Naufragios” es lanzado por la Editorial Mesa Redonda para su sello Calcomania,  este libro deja timidamente su espacio virtual para lanzarse a la mar en busca de buen puerto en sus bibliotecas personales.

Empieza una aventura nueva para quien esto escribe, desde ya agradezco a quienes se den un pequeño tiempo para ir a las librerias (Crisol, ZetaBookstore, etc)  a comprar este pequeño libro.

Edwalf

A la Ciudad de los Zorzales

Su nombre es un tesoro guardado en la Arqueta Andalusi
Lleva la sonrisa robada al sol
Su voz es un susurro de mediodía primaveral
Ojos con el brillo de la luna en noche sin estrellas
Manos delicadas como alas de mariposa

Sus labios son joyas que con gusto robaría
Su presencia es añorada aquí
En tierras lejanas un súbdito la extraña
Soñando a la espera de la patente de corso
Preparando una flota de fragatas y goletas

Llegare a la Ciudad de los Zorzales para la Feria Juniana
Nuevamente sentiré el calor de tu sonrisa
Cerrare los ojos y tu susurro de mediodía escuchare
Y a la luz de tus ojos con estrellas en tus cabellos
Entregare mis navíos
pues a rendirme, a eso voy

Edwalf

¿Como es uno de mis días insomnes?

¿Como es uno de mis días insomnes?
Me preguntas desde tu ausencia en blanco
Solo tu nombre escrito sin mensaje alguno
Diez letras y un espacio perdido

¿Cómo es uno de mis días insomnes?
Me pregunto a mi mismo
Y sonrío triste mientras entierro mis pies en la arena
Tu risa se camufla en las olas o así me parece

¿Cómo es uno de mis días insomnes?
Y mi mirada se pierde en las nubes
Que en su abrazo adormecedor de las seis de la tarde
Arrullan a un sol cansado e insolente

El mar va recobrando su bravura nocturna
Les sonríe cómplice a sus hijas que adormecen su padre
La luna al este  como cada tarde espera acechante
Cual amante furtiva del mar, a la espera de su pronta caída

Antes de caer rendido el astro me observa somnoliento
Me regala una última sonrisa incandescente
El sol insomne no resiste más y sucumbe
En un estallido azul que lo cubre todo, luego oscuridad

¿Cómo es uno de mis días insomnes?
Vuelve tu pregunta a retumbar en las olas
No es como un día o una noche, te respondo
Es ese instante azul que dejaste en mi retina el día de tu ausencia

Edwalf

** Déjenme compartir con ustedes esta foto tomada el domingo por la tarde, en una de esas extrañas circunstancias en que suelo abandonar mi escondite para refugiarme en la solitaria compañía del mar el sol y las gaviotas.

A quien corresponda:

Conforme van pasando los dias va tomando forma de libro las ideas plasmadas en este humilde blog, he tenido conversaciones con una editorial importante de la ciudad de Lima y dentro algunos meses mis hipoteticos lectores virtuales podran incluir en sus bibliotecas personales los textos afiebrados de su servidor.

El camino sera mas dificil de aqui en adelante, financieramente quedare aun mas devastado, pero no importa, he querido seguir esta ruta; y ahi vamos, como dice el titulo de este post “to whatever end”

Edwalf

No tengo excusas lo se, pero he vuelto

Torre de arena

El sol calcina mi piel
que cansado yace a la sombra de la nada
mis manos sin fuerzas cubren mis ojos por inercia
mi aliento se apaga y mi voz se seca

ya no espero una brisa suave
y la noche tarda tanto pero al fin llega
la luna verde se asoma en tus ojos sonrientes
y mi recuerdo desborda alegrias lejanas

tu voz clara mueve lentamente las dunas que me cubren
tu gesto sereno y tu risa franca acuden a mi en un suspiro
pero no sueño, solo recuerdo
pero no duermo, ya no puedo

sin embargo el agotamiento me vence
y caigo como una piedra al vacio
tus ojos se cierran y su brillo esmeralda se aleja
tu voz se pierde en la distancia

abro los ojos y el sol prosigue su castigo
condenado a obedecer al viento cual torre de arena
me desvanezco lentamente, es cierto
pero te vas conmigo en cada grano de arena que desprendo

Edwalf

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.